jueves, 15 de julio de 2010

1 año...

Casi 16 de julio.
1 año de blog... ya 1 año.
Es raro cumplir un año cuando estoy considerando cerrarlo...
En este año pasó mucho. No demasiado para completar mi historia. Sí bastante para reconstruirme y bastante para saber que no estoy sola. Eso fue y es muy valioso para mí.
Somos muchos en este lento transitar. Muchos esperando encontrar la verdad. Hablar. Saber. En paz, sin perjudicar a nadie, mostrando el corazón y deseando que los demás comprendan...
Sin embargo... también me asalta la duda de si vale la pena. Si esto tiene sentido. Esa es una voz, que aunque débil, habita en mí y que muchas veces me hace detener , desorientada y confundida, en el camino.
Mi identidad es ser adoptada (muchos dirán que apropiada es el término correcto, pero ¡qué se le va a hacer! no me gusta, ni me acostumbro... no es parte de mí).
Mi identidad es compartir lo que siento con todos/as los que me han escrito durante este tiempo y me han leído (hijos adoptivos/apropiados, madres biológicas, madres adoptivas, gente que me conoce y no, personas que no tienen nada que ver con esto pero me han escrito movilizadas por el buen deseo). ¡Mil gracias a todos uds.! Realmente han hecho que mi camino sea más fácil, como era mi intensión desde un principio.
Ahora creo que estoy creciendo y que lo más significativo de este recorrido es poder dejar el silencio, poder poner en palabras, poder reparar. No sé ni siquiera si la meta está cerca o lejos... quiero dejar fluir esta búsqueda y que pase lo que Dios quiera que pase. Lo que sea lo mejor. Si estás ahí... ojalá algún día también me busques...
Mientras tanto, seguiré construyendo. Seguiré esperando. Seguiré deseando.
Que no haya más historias inconclusas.
Y que podamos estar en paz con la verdad. O al menos... enteros como personas, aún a pesar de lo que nos falta.

6 comentarios:

Marifonsi dijo...

Querida Patri, no dejes de escribir!! Toda mi vida escribì mucho y siempre lo sentì como un gran desahogo y creo que siempre he crecido mucho... y he salido fortalecida despuès de cada producciòn.
Lo tuyo no es nada facil y por eso quiero que mi hija conozca hasta donde ella quiera saber su identidad biologica. No cuenta si para nosotros pueda ser dificil o doloroso, solo importa su felicidad y sus derechos, por eso nos ofrecimos como padres.
Lamentablemente creo (por lo vivido) que seguirà pasando, que habràn chicos que no sepan su verdadera identidad, porque cuando comenzamos el camino de la adopciòn, no uno sino muchos nos ofrecieron niños que ellos "conseguian" y que al nacer los anotabamos como biologicos. Nos pareciò patetico!!
Haber conocido a la progenitora de mi hija fue para mi una gran experiencia, no facil pero lo siento hoy como haberme adentrado en la historia de mi hijita y tener en mi conocimiento muchas cosas de su origen.
Te dejo un besote enorme y "adelante!!!"
Mariana

Monica Castaneda dijo...

Felicidades por este año de estar en contacto directo con tu corazón y tu más profundos pensamientos!! yo pienso que cada vez que escribo sobre mi vida se acomoda una pieza más, y compartirlo lo hace todavia mejor, espero seguir leyendote : )

Un abrazo Patri

Mónica CU

www.proadopcionmx.blogspot.com

Patri dijo...

Marifonsi, sabés que casos como el tuyo son los que me dan una inmensa alegría y esperanza de que esto cambie para los futuros bebés que son dados en adopción. Que puedan tener la elección, como vos bien decís, de llegar hasta donde decidan pero con la certeza de que tienen derecho y acceso a su verdad biológica. Imagino que no debe haber sido fácil conocer a la madre biológica de tu hija pero eso demuestra tu inmenso corazón, tu valentía y todo ese amor profundo e incondicional hacia ella. Gracias siempre por tus testimonios que me hacen tanto bien!

Mónica, es absolutamente cierto, escribir hace bien y ayuda a que se acomoden las piezas... Seguramente seguiré escribiendo, sobre todo tratando de dar mi mensaje de que todo se puede, que cada parte de la tríada de la adopción puede tener su lugar y todos podemos estar en paz y seguir adelante con la verdad.

besos a las dos y gracias por comentar!

Marifonsi dijo...

Patri, gracias por tus palabras. Una cosita, si bien no es facil la relaciòn con una mujer que te harà madre con el bebè que lleva en su vientre, en mi caso,le tomè un profundo afecto y me costò cortar la relaciòn porque gracias a su valentia de no abortar y apostar a la vida y a los derechos de mi hija, yo me convertì en una feliz mamà. No es una heroina, porque yo jamàs me separaria de mi hija, pero tampoco soy su juez, ella tendrà sus razones y ese ya no es asunto mio sino de ellas dos.
Bueno, fue una cosita larga... en fin.
Besis

Caro dijo...

¡Qué suerte que no cerraste el blog! No lo hagas. Eso de avanzar detenerese, retroceder, preguntarse si vale la pena, para, retomar, obsesionarse, avanzar, para volver a detenerse...uhhh..si sabré de eso... Es lo que hay, Patri, quizás esa sea, al fin de cuentas, nuestra identidad. El limbo permanente. No aflojes. Un abrazo.

Bonny Lara dijo...

En Mendoza, me sustrajeron al nacer una hija en 1983 y fue criada por un matrimonio de médicos. No se cómo la anotaron ni en qué provincia y año, le pusieron como nacida, para despistar por si la buscaba