martes, 7 de junio de 2011

Palabras que llegan desde el otro lado

Hace unos meses publiqué un texto que vuelvo a copiar a continuación... y recibí una respuesta a esas palabras. Palabras del otro lado...
Quien me escribe es una mamá que dio a su hija en adopción, una mujer que quiere que sepa -que todos sepamos- lo que se siente...
¡Muchas gracias M. por compartir tus vivencias! y les recuerdo una vez más que este es un canal abierto para todo aquel que quiera hacerlo (madres adoptivas, madres de origen, padres, familia, hijos/as). Juntos podemos ser mejores cada día con lo que nos tocó.

Texto original:

"Tengo que encontrarte.
En algún lugar estás, y tengo que encontrarte.
Para saber... cómo se forjó mi destino
en qué momento decidiste darme.
Por qué.
Por qué me quedé sin vos
y te quedaste sin mí.
Tan vacías de palabras y empezamos entonces
una nueva vida, tan lejanas.
Tengo que encontrarte.
Para contarte que tuve una familia,
que ellos me hicieron conocer montañas y mares
y abrazos y besos.
Que tuve despertares dulces
y atardeceres tristes.
Que aún los tengo.
Que fui bebé y luego niña
y después adolescente
y no estabas... pero estabas tal vez en mis gestos
tal vez, sólo tal vez, en mi manera de intentar ser.
Que en silencio, en los rincones de mi casa,
en papeles invisibles te buscaba.
Que hoy soy adulta pero sigo necesitando que
alguien me lleve de la mano.
Tengo que encontrarte.
Para contarte que tengo una familia,
que me enamoré, que me casé,
que tengo hijos... así, como quizá fue la vida
que para mí soñaste.
Que soy feliz, pero algo falta.
Tengo que encontrarte...
para saber, sólo saber, si logré sobrevivir
en tu corazón."

Respuesta:


"Estoy al otro lado de tu horizonte.
En mi corazón todavía arde la pequeña llama de tu vida, y en mi vientre existe un inmenso vacío desde el día en que te fuiste.
Yo me quedé sin ti .
En ningún momento sentí , que tú te quedabas sin mi; pues, estaba convencida que otra madre te daría todo cuanto mereces.
Es verdad que en cierto modo decidí tu destino: un destino mejor que el que yo podía ofrecerte.
Me preguntas que, cuándo lo decidí; fue en el momento en que me di cuenta que tu eras tan valiosa para mí que no te merecía.
No es cierto que nos faltaron palabras para conversar. Pues, durante todo el tiempo que estuviste dentro de mí, intenté explicarte mis sentimientos hacia ti.
Fue muy difícil renunciar a ti.
Entre lágrimas , me convenía imaginar que me comprendías y que más tarde , aprobarías mi decisión.....Perdóname.
Me cuentas lo feliz que eres y, lo importante que ha sido tener una familia. ....Eso me colma de satisfacción, al fin y al cabo , era lo que yo deseaba para ti.
Me apesadumbra saber de tus momentos tristes y vulnerables..... Estoy convencida de que, la vida, no puede ser de otro modo......Sinceramente : ¿crees que , de haber sido otro tu destino , hubieses podido esquivar esos delicados momentos?....
Yo también he formado una familia , tengo una hija...y, ....soy feliz.....Pero, no hay ni un solo día que, no te sienta , en mi corazón.
No puedo decirte nada más. Creo que es más noble el silencio que mil palabras que , puedan ser interpretadas, como falsas disculpas......
En fin ,es cierto que, terminamos por afrontar nuestro destino......."

5 comentarios:

María dijo...

Me ha encantado, tu escrito y el suyo. Emocionante......

cuadernoderetazos dijo...

Me gusta mucho como escribes, trasmites muy bien las emociones y estoy aprendiendo con cada linea que leo.
Me gustaría preguntarte (entiendo si no contestas, soy osada por preguntar sin conocerte ) que opinas de que sean los padres adoptivos los que inicien la búsqueda de los orígenes de sus hijos. ¿Cómo lo puede vivir un niño? Es un tema complejo, pero en según que países las cosas están cambiando muy deprisa y dentro de unos años quizás sea imposible realizar cualquier búsqueda. Hay quienes opinan que esta búsqueda es una intromisión más en la vida del niño adoptado y lo desaconsejan.

un abrazo
Itsaso

Patri dijo...

Gracias María por tu comentario!
Y gracias Itsaso también por tu participación y tu pregunta!
Creo absolutamente que si los padres tienen la oportunidad de hacerse de información tan valiosa como lo es la verdad de origen de su hijo (y sobre todo si hay riesgos de que ésta se pierda con el tiempo) deberían conocerla y resguardarla por si en un futuro ese hijo quiere saber.
No me parece una intromisión, sino un acto de mucho amor para cuidar a ese hijo porque el proceso de búsqueda de datos cuando no los hay o se han diluido por el paso de los años es muy duro y desgastante para cualquier persona... Lo afirmo desde mi lugar de haber sido adoptada en forma irregular (estoy inscripta como hija biológica de mis padres) y por lo tanto no sé dónde nací, en qué lugar, qué día exacto... Somos muchos en la misma situación y que debemos enfrentarnos a una exposición que de otra manera no creo que aceptaríamos...
Creo que lo más importante en todo caso es que se pueda hablar en la familia de forma natural y que -con el correr de los años- cuando ese niño crezca y según sus inquietudes se devele esa información. Yo estaría super agradecida si mis padres hubieran anotado cualquier dato, cuando quise averiguar sobre mi origen (a partir de que fui mamá) ellos ya no vivían y por eso todo se hace cuesta arriba...
Un beso grande Itsaso! espero que mi respuesta aporte algo desde mi humilde lugar de hija.

cuadernoderetazos dijo...

Muchísimas gracias por tu respuesta.Me has aclarado algo que me intranquilizaba. Mi hija suele hablar de su madre china y no hace mas que suspirar con gran pena porque le gustaría conocerla y sobre todo saber... saber por qué la abandonó. Mi niña tiene 8 años y es china.
Un abrazo

Bonny Lara dijo...

En Mendoza, me sustrajeron al nacer una hija en 1983 y fue criada por un matrimonio de médicos. No se cómo la anotaron ni en qué provincia y año, le pusieron como nacida, para despistar por si la buscaba