martes, 24 de junio de 2014

Distanciamiento entre padres e hijos (del corazón)

No es la primera vez que leo algún mensaje de padres del corazón (con frecuencia la que escribe es la madre en su necesidad de hallar una solución) en que se plantea que están atravesando una situación dolorosísima, que les ha destruido la vida, porque su hijo/a se enteró hace un tiempo que no es hijo de sangre y a partir de ese momento todo se desmoronó... El vínculo ya no es el mismo. El hijo está enojado, distanciado. No puede perdonar la mentira o el ocultamiento (con frecuencia esto repercute en la relación con los nietos) y los padres no saben qué hacer...

Aclaro que la idea de este post no es culpar a nadie, ni juzgar a nadie, tampoco justificar maltratos, ni que nadie se transforme aquí en el "malo de la película". La idea es que podamos entendernos y expresar lo que nos pasa... 

A ver... la primera pregunta que en ciertas ocasiones les hago a esos padres del corazón (no digo adoptivos porque en los casos que conozco se trató de una sustitución de identidad y ahí -creo yo- radica el gran conflicto, ahí emerge esa bola de nieve que cada vez se hace más grande) es ¿qué sentirían uds. si un día descubren, o se enteran, que aquellas personas en quienes confiaban absolutamente les mintieron? Los padres son las personas en quienes primeramente confiamos, es algo natural. Creemos en ellos sin cuestionamientos y pensamos que nunca nos harían daño. Luego, al crecer, podremos sí cuestionar sus modos, sus formas, pero llegado el momento, ya adultos, es muy probable también que comprendamos y aceptemos su humanidad. Son personas que pueden equivocarse.

Pero ¿qué hay si además de equivocarse ocultando una verdad tan íntima y personal como los orígenes siguen en la misma postura? ¿Si siguen poniéndose en primer lugar, en el centro de la escena? 

Padres que se preguntan: ¿por qué nos hace esto? ¿por qué? si le dimos amor, educación, alimento, vestimenta, viajes... ¿Por qué nos aleja de su vida, nos acusa, nos culpa, si nos desvivimos por él, si estuvimos en sus fiebres, si lo vimos crecer, si siempre le dimos lo que necesitó?

Siguen siendo el centro de la escena, aún a pesar de que el tiempo pasó. Siguen pensando en sí mismos y muchas veces son incapaces de reconocer el error desde el corazón. De reconocer que se equivocaron, que hicieron las cosas mal. Que aquello que minimizaron y que aún hoy minimizan es importante. 

Saber.

Ya no se trata solo de los padres... Nunca se trató únicamente de ellos. Cuando un hijo descubre la verdad se trata de lo que siente el hijo. De ese ser que ya no es un bebé indefenso y que puede decidir por sí mismo. De su angustia y su dolor porque gran parte de su vida lo engañaron. De su desconcierto por averiguar cómo fue que sus padres llegaron a él. Si la manera de llegar a ese hijo fue turbia, si fue por intermediarios, si hubo dinero de por medio es lógico que un hijo se sienta confundido. Es lógico que no sepa dónde está parado, qué hacer con todo lo que le está pasando...

Si además de lidiar con ese cúmulo de emociones tiene que enfrentarse a padres que siguen poniéndose en primer lugar, que minimizan lo ocurrido, que piden que esto siga siendo un secreto, que la gente no se entere, que sus nietos no se enteren (como sucede en muchas ocasiones), que hablan peyorativamente de las familias biológicas ("no te quería", "andá a saber quiénes eran" "por algo no te buscaron"), que se erigen en "salvadores" ("qué hubiera sido de vos sin nosotros"), o se consideran los dueños de aquella verdad ("seguí averiguando, yo no te voy a decir nada"), que pretenden un agradecimiento eterno ("tendrías que estar agradecido por todo lo que te dimos") todo se vuelve un caos emocional que provoca el distanciamiento. Un distanciamiento afectivo difícil de resolver. Y estas palabras, estas frases, muchas veces no se verbalizan, pero están en el aire.

Para que un hijo pueda entender y perdonar es necesario que del otro lado haya padres que acepten sus equivocaciones y que ayuden a reconstruir lo que se cree que se ha derrumbado. Con paciencia, con acompañamiento, con perseverancia, sin cuestionar... Asumiendo la responsabilidad de cada uno en la historia.

La historia previa de sus hijos no les pertenece. Esto deben entenderlo y aceptarlo en el corazón para poder abrirse... Para que ese amor que seguramente tienen y tuvieron pueda fluir de otra manera. Comprender que se trata de sumar. Comprender que se trata en lo posible de devolverles a sus hijos su identidad de origen, y sino se puede porque ya no hay forma, se trata de estar con ellos en este camino.

Porque en definitiva, hay algo en sus hijos de esa otra familia, la biológica y deben respetarlo porque es parte de lo que ellos son. 

Y hay algo, mucho, de uds., que ellos llevarán también como legado de por vida.

Que ese legado sea el de la verdad y el amor sincero.




viernes, 13 de junio de 2014

Puentes

Pasaba a saludar a todos los que entran en este espacio!! No es que los tenga olvidados, es que no me queda tiempo casi para publicar y con muchos tengo contacto por Facebook, donde intercambiamos vivencias realmente enriquecedoras. 
Les dejo un poema que leí el otro día de Elsa Isabel Bornemann, escritora argentina, que ha hecho preciosos libros para niños. Buen finde para todos!

Puentes
Yo dibujo puentes
para que me encuentres:
Un puente de tela,
con mis acuarelas...
Un puente colgante,
con tiza brillante...
Puentes de madera,
con lápiz de cera...
Puentes levadizos,
plateados, cobrizos...
Puentes irrompibles,
de piedra, invisibles...
Y Tú...¡Quién creyera!
¡No los ves siquiera!
Hago cien, diez, uno...
¡No cruzas ninguno!
Más... como te quiero...
dibujo y espero.
¡Bellos, bellos puentes
para que me encuentres!

jueves, 20 de marzo de 2014

Estreno Nacidos Vivos, un film de Alejandra Perdomo



Hoy jueves 20 de marzo, a las 13.30 hs y 19.50 hs., en el Espacio INCAA, cine Gaumont (Rivadavia 1635- Capital Federal) tendrá lugar el estreno del documental "Nacidos Vivos"dirigido por Alejandra Perdomo.
El documental trata la problemática de la supresión y sustitución de identidad y la consecuente búsqueda de orígenes y fue filmado en Argentina y en España.
Poco se habla de esta realidad... o bien se la describe con eufemismos cuando la sociedad denomina estos casos como "adopciones irregulares" o "adopciones ilegales".
Estos casos tan frecuentes en el pasado, y que lamentablemente aún hoy tienen lugar, no fueron adopciones. Nuestro Código Penal tipifica el delito como "apropiación" y consiste en suprimir y sustituir la identidad de una persona anotandola como hijo biológico de sus padres del corazón.
De esta forma, y para lograr ese fin, parteras, médicos, funcionarios, intermediarios etc. se ocupan de "conseguir" un bebé para una pareja que desea un hijo y adulteran la documentación (certificados, partida de nac., etc.) colocando allí datos falsos para anotarlo como propio.
Es muy difícil entonces para quien sufre esta situación poder reencontrarse con su origen, conocer el inicio de su historia, pues no hay registros donde buscar la tan ansiada verdad: quiénes fueron sus progenitores, por qué llegó a brazos de sus padres del corazón (si fue realmente abandonado o si fue robado por ej.), cuáles son sus antecedentes genéticos.
Se vulnera entonces un derecho personalísimo de todo ser humano: el Derecho a la Identidad.
El documental fue dirigido por Alejandra Perdomo y cuenta con la participación de personas que dieron su testimonio sobre el camino que debieron recorrer y aún recorren para encontrarse con esa verdad biológica que les pertenece. También la participación de reconocidas autoridades en la materia como la Sra. Mercedes Yañez (encargada del sector de Derechos Humanos en el Registro Civil Central) quien realiza un enorme trabajo para que estas historias puedan resolverser y encontrar respuestas y la Sra. Eva Giberti (Psicóloga con una enorme trayectoria y especialista en Adopción entre otros temas). Viviana Scaliza -ex integrante de Blancanblus- aporta su valiente, estremecedora y sentida voz a la banda de sonido, además de su testimonio personal.
La cita es desde hoy 20 de marzo hasta el 26 de marzo, 13.30 y 19.50 hs. en el cine Gaumont. Cuanta más gente concurra a verla más tiempo se mantendrá en cartel.
Acercáte! Muchas voces hacen falta para que se escuche nuestra voz!! Gracias por difundir!!

Pueden acceder al avance de la película en: http://www.youtube.com/watch?v=AoXi30-MEis.

Página del documental en Facebook: https://www.facebook.com/nacidosvivos.documental?fref=ts

miércoles, 22 de enero de 2014

De regreso...

Uyy cuánto hace que no actualizo el blog! Un mes... para mí bastante :) 
Primero quería desearles a quienes entran por aquí que el 2014 sea un año de logros, espero que lo hayan iniciado de la mejor manera posible con sus seres queridos.
Mientras estuve ausente seguí publicando en mi página en Facebook: Completando Mi Historia , me gustan los intercambios que allí se generan, leer las opiniones de personas que buscan su origen como yo, padres adoptivos, madres biológicas... es realmente enriquecedor así que si tienen FB están invitados a darse una vueltita por ahí.

Terminé de leer una novela, La ladrona de libros, de Markus Zusak, maravillosa historia para quien tenga ganas de leer un libro con personajes entrañables... y ahora he comenzado a leer algo más fuerte para mí "The Girls who went away" de Ann Fessler, testimonios de madres biológicas que entregaron a sus hijos en adopción (abarca el período 1949 a 1973 aprox). Mujeres solteras, en algunos casos casi niñas, que eran enviadas lejos de sus hogares para ocultar sus embarazos, dar a luz y luego entregar a sus bebés y así evitar la verguenza que ocasionaba a la familia. Simplemente se les decía que debían renunciar a sus hijos, mantener el secreto, seguir adelante y olvidar. Dolorosos testimonios... Siempre me pregunto por estos casos, estas voces silenciadas que aún pasado el tiempo no se atreven a buscar a ese hijo porque sus nuevas familias desconocen su existencia o porque temen el rechazo.
He encontrado casos a lo largo de esta búsqueda de mujeres que tuvieron que ocultar sus embarazos, que incluso fueron recluidas los últimos meses en algún lugar para luego volver a sus pueblos como si nada hubiera pasado pero con un inmenso dolor... 

Y he escuchado también de mujeres que a través de intermediarios o parteras o incluso de sus propios padres fueron convencidas de entregar a sus hijos en  forma ilegal... y luego obligadas a dar vuelta la página. Cuánto deseo que esas madres puedan dejar el silencio! Expresarse! Confío en que cuando ellas se animen, cuando ellas se den cuenta que pueden buscar sin que sus hijos las juzguen, lo hagan... Somos muchos los que estamos esperándolas. Les dejo una partecita traducida:

"El secreto ha permitido, en parte, que sobrevivieran algunos mitos con respecto a las mujeres que renunciaron a sus bebés. Una presunción fue que eran mujeres que tenían relaciones sexuales con diferentes hombres. De hecho, la mayoría de las mujeres que entrevisté se embarazaron de su primer compañero sexual, algunas de ellas incluso en su primer experiencia sexual.Otro mito prevaleciente es que esas mujeres estaban deseosas de renunciar a sus hijos y liberarse del problema. La presunción de que esos bebés eran hijos no deseados es ubicua. El acto de abandono parece confirmarlo, ya que por lo general se cree que fue una decisión personal tomada por la madre, basándose en su falta de interés o deseo de maternar -decisión independiente de presiones sociales, económicas o familiares. Esta noción simplista ha dañado no sólo a las madres, sino también a muchos adoptados que creen que fueron abandonados a su suerte. A través de los años, he tenido muchas conversaciones con adoptados adultos que dicen "Ella no me quiso. Por qué debería quererla yo?" Claramente, no tienen ni idea cuán infinitamente más complicadas han sido las circunstancias de sus madres.
Otro mito muy común es que estas mujeres siguieron adelante y olvidaron. En realidad, ninguna de las mujeres que entrevisté pudo olvidar. Ellas describen la renuncia a sus hijos como el hecho más significativo e importante de sus vidas. " The girls who went away - Ann Fessler

Hasta la próxima y si quieren recomendarme un libro que les haya gustado mucho aquí estoy, feliz de que me escriban! 



viernes, 20 de diciembre de 2013

Ser adoptado- David Brodzinsky


Uyyy cuánto hace que no paso por aquí... Desde que tenía 38 :) ahora ya estoy en los 39. Mi búsqueda sigue... con días más esperanzados que otros, con emociones que fluctúan, pero con la necesidad siempre presente de saber, de encontrar la verdad sobre mi origen.
Les dejo hoy una traducción de una partecita del libro de David Brodzinsky, Being Adopted.
A los que deseen pueden también encontrarme en Facebook donde actualizo con más frecuencia e intercambiamos lo que nos pasa en este camino (aquí en el blog pueden encontrar el link a la página de fb)
Gracias a todos los que pasan por este espacio, leen y se toman un tiempito para comentar!!
"Pérdidas en la adopción.
Sarah era una muchacha de 17 años, bien adaptada y perfectamente feliz que había sido adoptada cuando era un bebé. Siempre supo que era adoptada, y siempre se sintió cómoda y amó a su familia adoptiva. Sin embargo, Sarah tenía una sensación vaga de añoranza, un sentimiento similar a las sensaciones que hemos escuchado describir a cientos de otros pacientes y conocidos de adoptados.
“Algunas veces me siento incompleta”, contó Sarah. “Necesito saber más: Por qué sucedió? Cómo es ella físicamente? Quién es mi padre biológico? Cuánto más crezco más importante se vuelve saber. Es bastante frustrante a veces ser adoptado”.
No hay nada anormal o inesperado en la frustración de Sarah. El proceso que respalda sus sentimientos se debe en gran parte al duelo por los padres por los que aún ella se pregunta. Ese duelo es, esencialmente, lo que vemos sucede en la mayoría de las personas adoptadas que, como Sarah, atraviesan ese escenario difícil en el desarrollo psicológico. De hecho, creemos que aquello que muchas veces se ha considerado como un comportamiento patológico en el adoptado no es mucho más que la manifestación no reconocida de un proceso de duelo adaptativo. 
Esta perspectiva ha sido fácilmente aceptada como explicación de la razón por la cual los niños adoptados luego de su primer año de vida o más con frecuencia enfrentan problemas tiempo más tarde. Cuando un niño establece lazos con sus primeros cuidadores, ya sea sus parientes biológicos o padres de acogida y luego es quitado de su cuidado y ubicado en un nuevo hogar, es casi inevitable que experimentará un sentido de pérdida y hará un duelo por ellos. 
Casi siempre el duelo sigue a la pérdida. Conlleva muchas manifestaciones emocionales y de comportamiento: shock, enojo, depresión, desencanto, impotencia, desesperanza. El duelo puede ser bloqueado o puede ser prolongado, pero por lo general es una respuesta normal y adaptativa a la experiencia de la pérdida.
Para aquellos niños adoptados después, la pérdida puede ser traumática y expresa, provocándole un gran stress, pero para los niños adoptados al nacer también hay una pérdida. Es menos traumática, menos expresa, pero puede moldear la personalidad entera de ese niño. Los adoptados que son entregados en sus primeros días de vida o semanas de vida hacen el duelo no sólo por los padres que nunca conocieron sino por otros aspectos de sí mismos que se han perdido a través de la adopción: la pérdida de los orígenes, de un sentido completo del self (de sí mismo), de la continuidad genealógica. Los adoptados podrían sentir también una pérdida del sentido de estabilidad de la relación con sus padres adoptivos ya que si unos padres pudieron abandonarlo podrían pensar por qué no habrían de hacerlo estos nuevos padres?
Sin embargo, la pérdida de las personas adoptadas al inicio por lo general no es grave o traumática, ni se experimenta de manera consciente hasta la edad de cinco años aprox. Emerge gradualmente, conforme se desarrolla la comprensión cognitiva del niño sobre la adopción y puede dar lugar en la niñez a cambios sutiles en el comportamiento que a primera vista no parecen tener nada que ver con la pérdida o el duelo.
A veces, el duelo pasa a ser un factor significativo en la vida de una persona adoptada; otras no. Algunos adoptados se ven abrumados por sensaciones de alienación y desconexión. Otros, por razones que aún no comprendemos en su totalidad, no tienen esos sentimientos, y por el contrario se sienten intensamente agradecidos porque sus padres adoptivos les dieron un hogar amoroso y seguro.
No podemos predecir cuál hijo adoptivo se sentirá incompleto o abandonado y cuál se sentirá afortunado, cuál elegirá enfatizar la naturaleza “perdida” de la adopción y cuál pondrá el acento sólo en lo “encontrado”. Pero podemos decir que ambos tipos de reacciones son comprensibles, comunes y usualmente parte de una adaptación saludable y que pueden existir en diferentes momentos de la vida en un mismo individuo. "



jueves, 7 de noviembre de 2013

18 de nov. Pre-estreno Nacidos Vivos


El próximo lunes 18 de noviembre, a las 19 hs., en el Espacio INCAA, cine Gaumont (Rivadavia 1635) se llevará a cabo el pre-estreno del documental "Nacidos Vivos"dirigido por Alejandra Perdomo.
El documental trata la problemática de la supresión y sustitución de identidad y la consecuente búsqueda de orígenes y fue filmado en Argentina y en España.
Poco se habla de esta realidad... o bien se la describe con eufemismos cuando la sociedad denomina estos casos como "adopciones irregulares" o "adopciones ilegales". Estos casos tan frecuentes en el pasado, y que lamentablemente aún hoy tienen lugar, no fueron adopciones. Nuestro Código Penal tipifica el delito como "apropiación" y consiste en suprimir y sustituir la identidad de una persona anotandola como hijo biológico de sus padres del corazón.
De esta forma, y para lograr ese fin, parteras, médicos, funcionarios, intermediarios etc. se ocupan de "conseguir" un bebé para una pareja que desea un hijo y adulteran la documentación (certificados, partida de nac., etc.) colocando allí datos falsos para anotarlo como propio.
Es muy difícil entonces para quien sufre esta situación poder reencontrarse con su origen, conocer el inicio de su historia, pues no hay registros donde buscar la tan ansiada verdad: quiénes fueron sus progenitores, por qué llegó a brazos de sus padres del corazón (si fue realmente abandonado o si fue robado por ej.), cuáles son sus antecedentes genéticos. Se vulnera entonces un derecho personalísimo de todo ser humano: el Derecho a la Identidad.
El documental fue dirigido por Alejandra Perdomo y cuenta con la participación de personas que dieron su testimonio sobre el camino que debieron recorrer y aún recorren para encontrarse con esa verdad biológica que les pertenece. También la participación de reconocidas autoridades en la materia que brindan su opinión al respecto como la Sra. Mercedes Yañez (encargada del sector de Derechos Humanos en el Registro Civil Central) y la Sra. Eva Giberti (Psicóloga con una enorme trayectoria y especialista en Adopción entre otros temas). Viviana Scaliza aporta su valiente, estremecedora y sentida voz a la banda de sonido, además de su testimonio personal.
La cita es el próximo 18 de noviembre en el Cine Gaumont.
Acercáte! Muchas voces hacen falta para que se escuche nuestra voz!! Gracias por difundir!!

Pueden acceder al avance de la película en: http://www.youtube.com/watch?v=AoXi30-MEis


sábado, 19 de octubre de 2013

Madre mía


Madre mía
la única real
la de los besos en la frente
la que me sostuvo siempre
y me sostiene aún hoy.
Madre mía
la que me recibió un día
y me dio su amor
sin condiciones.
A la que me parezco
aunque no tenga su sangre
y a quien quiero parecerme
porque fue dulce, buena, una gran persona
una gran MAMA.
Hubiera querido conocerte más...
disfrutarte más
abrazarte más
agradecerte más.
Que tu corazón y el mío hablaran
con palabras…
Me queda la alegría y el consuelo de haber
hablado mucho a través del amor.
Te amo mamá y te recuerdo a cada instante
y creo en otras vidas
porque quiero reencontrarte.
Tenerte a mi lado, agarrarte la mano,
esa mano suave repleta de caricias…
Y que no me sueltes más.
Feliz día mamá!!!!

viernes, 18 de octubre de 2013

Feliz día

A vos… que me llevaste 9 meses, o tal vez menos, en tu panza.
Que me gestaste y me sentiste crecer.
Que me pensaste y te asombraste con cada milagroso movimiento de mi ser.
Que me pusiste un nombre pequeñito e imaginaste cómo sería nuestra vida después…
Que te quedaste por la noche sin aliento.
Y que deseaste algo distinto porque no podía ser.
A vos… que me amparaste.
Y dejaste tu mirada en mi mirada.
Y dejaste en mis células el recuerdo dormido de tu voz.
Habrás podido despedirme?
Decirme adiós?
Me habrás besado en el aire y en secreto?
Qué muro inmenso habrá en tu corazón?
Me diste a luz y luego me entregaste…
Aún hoy no sé cómo pasó…
Pero quiero agradecerte haber sido mi casa
Y haberme permitido nacer
para saber qué es el amor.
Feliz día para vos, estés dónde estés…

jueves, 10 de octubre de 2013

10 cuestiones que las personas adoptadas quieren que sepas (por Lesli Johnson)

Recorriendo una página de FB sobre adopción encontré el siguiente artículo que me pareció interesante. Lesli Johnson es adoptada y especialista en adopción, sigue lineamientos muy parecidos a los de Nancy Verrier. Aquí los comparto para quien pueda interesarle! Gracias por leer.


"10 cuestiones que los adoptados quieren que sepas

Fui adoptada cuando era bebé, en épocas en que la adopción aún estaba cubierta por el manto del silencio.
Mi madre biológica mantuvo su embarazo en secreto ante su familia por casi siete meses. Sus padres y los padres de mi padre biológico acordaron que ella sería enviada lejos para darme a luz. Ella me tuvo en una habitación esterilizada, asustada, sin rostros familiares y sin nadie que comprendiera su situación. Me apartaron de ella antes de que tuviera siquiera lo posibilidad de verme. Por ese entonces, eso se consideraba aceptable. Hoy en día, nos damos cuenta que esa separación es traumática tanto para la madre como para el hijo y que las experiencias tempranas tienen un gran impacto sobre el cerebro. Pasé 82 días en un hogar de acogida hasta que llegué a casa con mis padres adoptivos. Mis padres creyeron que estaban siendo “abiertos” cuando me contaron sobre mi adopción, pero nadie me ayudó a entender lo que era. Ninguno de mis amigos era adoptado, o tal vez lo eran y no hablaban al respecto. La adopción era un gran secreto y pensaba en ella con frecuencia. Me preguntaba si la madre de mi mejor amiga podría ser mi “verdadera” madre. Me preguntaba qué era lo que estaba mal en mí que mi madre biológica me había entregado y si ella volvería algún día. Yo amaba mi familia, por lo tanto esta idea me causaba una gran ansiedad.  Me esforzaba por completar las tareas del colegio referidas al árbol genealógico.
Comencé a ir a terapia cuando tenía 6 años porque empecé a tener dificultades para dormir y una creciente ansiedad al separarme de mi mamá. Podía iniciar cada día con la preocupación de que mi madre se olvidara de ir a buscarme al colegio. Aunque ella siempre estaba allí, una parte de mí sabía que había sido abandonada antes y mi yo-niño creía que esto podía volver a suceder. Pijamadas y noches en la casa de la abuela estaban marcados por dolores de estómago ocasionados por los nervios y dolores de oído inventandos. Volverían mis padres? Desesperadamente necesitaba alguien que me ayudara a entender mis sentimientos. Desafortunamente, mi terapeuta infantil no era esa clase de persona. Fui dos veces. Dibujé calabazas. Nunca se mencionó mi adopción.

Volví a la terapia a los veinte, recién salida de la secundaria y ansiosa por todo. Me llevó dos años hasta que mencioné que era adoptada. No estaba en el radar de mi terapeuta preguntarlo, y yo estaba condicionada a creer que eso era irrelevante.  No fue sino hasta que me gradué de la universidad en que comencé a explorar cómo mi adopción me había moldeado. Comencé a conectar los puntos de mi historia y a preguntar. Me encontré con mi madre biológica y su familia y hace dos años,  busqué y encontré a la familia de mi padre biológico. El ya no está vivo, pero tengo fotos de él. Por primera vez en mi vida, veo a alguien a quien me parezco.
Mi experiencia no es única, pero es importante.
Ahora entiendo que la razón principal por la que los adoptados no hablan de sus  dificultades es por lo general la misma: cuando somos jóvenes, no tenemos la capacidad de identificar nuestra experiencia y articular nuestros sentimientos. Cuando vamos  madurando, si nadie habla sobre la adopción, tenemos la idea de que nuestros sentimientos no serán entendidos o validados. Ahora yo soy también terapeuta y he trabajado mucho con familias adoptivas. En mi trabajo intento ayudar a esta generación de adoptados, familias adoptivas y padres biológicos a tener una experiencia diferente de la que yo tuve.

A continuación, estas son 10 de las cuestiones que los adoptados quieren que el mundo sepa:

  1. Los adoptados desean que sus padres adoptivos se preparen emocionalmente y psicológicamente antes de traerlos a casa con el propósito de ser una familia.

    Es de gran ayuda cuando los padres han hecho su propio trabajo psicológico antes de adoptar y continúan prestando atención a su propia experiencia en lo relativo a la adopción. Es importante que los padres puedan hacer el duelo por no poder concebir un hijo biológico si esta fue la razón por la que eligieron adoptar. La adopción no es un sustituto del hecho de tener un hijo biológico ni es una manera de “reemplazar” a un hijo que murió. La adopción ES una de muchas maneras de formar una familia.
    Las familias adoptivas se benefician si los padres continúan aprendiendo sobre las cuestiones relevantes de la adopción y acceden a grupos de apoyo de ser necesario. Muchas comunidades tienen varios grupos de apoyo para todos los miembros de la constelación de la adopción. Si tu comunidad no la tiene, por qué no inicias una?

    2. La experiencia del adoptado es REAL. Los adoptados quieren que sepas que su experiencia es real y que nadie puede “repararla”. Es difícil para los padres ver a sus hijos luchar con las comlejidades de la adopción. Desean hacer mejor las cosas y aliviar el sufrimiento, pero los padres no pueden eliminar el dolor de la experiencia pasada de su hijo. Sin embargo, pueden proveer un lugar seguro para que su hijo pueda explorar sus sentimientos comunes sobre la adopción en las diversas etapas de la vida, a fin de ayudarlo a integrar la experiencia de una manera más completa. El adoptado quiere y necesita la validación de sus sentimientos, y una presencia empática. Necesita saber que siempre está bien hablar de adopción y preguntar.
      En caso de que surjan preguntas tramposas, los padres podrían considerar esperar a dar una respuesta en lugar de ser atrapados fuera de guardia, dando así  una contestación rápida y menos pensada sobre la que tendrán que volver para poder arreglarla tiempo después. En un episodio  reciente de “Modern Family” (Familia Moderna) Mitchell le está leyendo a su joven hija adoptiva Lily  un cuento  para ir a dormir sobre una “hermosa princesa en una tierra muy lejana”. Los dos están visiblemente cansados y cuando Lily empieza a cabecear hace preguntas sobre su madre biológica: “Yo estuve en la panza de mi mamá?” , “Dónde está mi mamá ahora?” Mitchell contesta: “Ella está en una tierra muy lejana” y añade “porque es una princesa y está muy ocupada”. Lyli, al parecer satisfecha, se duerme. Mitchell crea una fantasía para Lily y ella se siente forzada a vestirse cada día de Halloween como una princesa, en la esperanza de que un día encontrará a su mamá. Sus padres luego pueden hablar con ella y todo se resuelve pero a veces es más inteligente para los padres esperar para responder las preguntas. Los padres pueden decir a sus hijos: “Veo que esta pregunta es importante para ti. Déjame pensar y lo hablaremos por la mañana”. Ofrezcan un horario específico y respétenlo. Esto da espacio a los padres para considerar la pregunta, hablar con su pareja y buscar la guía de algún terapeuta para responder algo bien pensado.

      3. La persona adoptada necesita ayuda para encontrarle un sentido a su “historia”.

      La sanación tiene lugar cuando hay una repetición de la historia, especialmente si se trata de niños. Cuando un niño es lastimado repite la historia una y otra vez. “Me caí de la hamaca, me corté la rodilla, sangró, y papá me sostuvo…” Repiten la historia una y otra vez a la mamá, al cartero al cajero de Trader´s Joe. Esta repetición le permite integrar esa experiencia. En forma similar, los adoptados jóvenes desean que sus padres estén cómodos con su historia de adopción y se la repitan para conocerla y contarla con facilidad.
      El lenguaje en la adopción puede ser tramposo. Evite palabras como “elegido” y “especial”, porque tienen mucha carga.
      La frase “ella te amaba tanto que quería que tuvieras una vida mejor” es casi imposible de entender para un niño. En su lugar, utilice lenguaje como “la adopción es una decisión que toman los adultos”. “Te amamos y somos una familia”. Enfatice que su hijo no tuvo nada que ver con esa decisión y aún más importante, que no hizo nada para originar esa situación. Los adoptados necesitan ayuda con el lenguaje específico y “herramientas” que emplear cuando los amigos o compañeros les hacen preguntas, a fin de  eliminar una potencial vergüenza.
      Sugiero que padres e hijos ensayen distintos escenarios para encontrar respuestas adecuadas. Por ej.:
      A-    Entonces, cuál es tu verdadera mamá?
      B-    Mi mamá está en casa cuidando a mi hermanito. También tengo una mamá biológica.
      “Ese es un asunto privado” es una frase que también puede aceptarse si el adoptado lo decide.

      4. Muchos adoptados luchan con cuestiones de autoestima, vergüenza, control e identidad.

      Con frecuencia, los adoptados pueden agruparse de dos maneras. Algunos probarán los límites, intentando descubrir si van a ser abandonados otra vez. Otros aceptarán las situaciones, algunas veces al punto de la renuncia, con la esperanza de que si consienten esas situaciones mantendrán su lugar en la familia adoptiva. La persona adoptada se ve forzada a desarrollar un “falso yo”.
      Muchos padres adoptivos con los que trabajo describen a sus hijos como desafiantes, no cooperadores, enojados, provocadores y manipuladores. Los aliento a poner atención al comportamiento, más que a juzgarlo o etiquetarlo. Cuando utilizamos los lentes de la adopción, podemos ver la experiencia subyacente que está conduciendo a este comportamiento y que lo dirigen a estos sentimientos de miedo, duelo, y rabia. Recuerden, los comportamientos son mecanismos de adaptación y no trazos de la personalidad. Los adoptados necesitan padres que se interesen y actúen como detectives empáticos a fin de descubrir lo que está sucediendo o de buscar profesionales que puedan ayudar cuando parece muy difícil hacerlo por sí mismos. Debido a que la experiencia temprana de un adoptado fue la de un abandono, su cerebro se conectó tempranamente para esperar más de lo mismo. Algunas veces, los adoptados mayores sin saberlo se programan para recrear abandonos, de esa manera completando la sensación de vergüenza y desvalorización. No tener acceso al certificado de nacimiento original también añade al adoptado una sensación de vergüenza. Sólo ocho estados en EEUU permiten que los adoptados adultos puedan acceder a sus certificados de nacimiento originales. En otros Estados los adoptados también tienen sus documentos modificados o falsificados. Donde hay secreto, inevitablemente hay vergüenza. 

      5. Los adoptados se encuentran en la búsqueda, busquen o no.
      Recientemente me presenté en una conferencia sobre adopción e hice que los concurrentes participaran en un ejercicio rápido antes de tomar sus asientos. Les pedí que caminaran en la habitación y encontraran a la persona que creían que se les parecía más físicamente. Luego de unos minutos y algunas risas nerviosas, los hice sentar y hablamos sobre cómo había resultado la experiencia. Les expliqué que esto es lo que hacen con frecuencia las personas adoptadas. Caminan en el mundo buscando a su “gemelo” perdido o alguien que se les parezca. La autora Betty Jean Lifton lo llama vivir en el “Reino Fantasma”. Es el lugar en que los adoptados pueden ir y “pasar el rato” con sus parientes sanguíneos e imaginar cómo habría sido la vida si no los hubieran adoptado.
      Años atrás, trabajé con una niña de 12 años adoptada al nacer. Los padres de Julia la describían como “enojona, opositora, y que vivía en su propio mundo”. Ellos me explicaron que su adopción era una adopción abierta y que ellos conocían a su madre biológica. Me contaron que respondían a las preguntas de Julia relativas a la adopción cuando ellas las hacía pero raramente sacaban el tema. Les parecía que ella no estaba interesada.
      Rápidamente descubrí que Julia estaba muy interesada en saber quién era y de dónde venía. De hecho, ella estaba viviendo en su propio mundo –el Reino Fantasma. Julia me explicó que ella probablemente tenía el color de pelo y de ojos de su madre biológica.  “También debe gustarle bailar como a mí”, me dijo.
      Ella planeaba vivir con su madre biológica por un año cuando cumpliera los 18. Julia “sabía” que tenía seis hermanos y “con suerte, una pequeña hermana”. Julia tenía tanto que decir y yo sospeché que parte de su enojo era que nadie parecía interesado en su mundo interior.  Los niños de la edad de Julia no van a iniciar una conversación sobre adopción a menos que estén 100% seguros de que es seguro hacerlo. Desean que sus padres inicien estos diálogos.

      6. El deseo de buscar de la persona adoptada no es un rechazo a sus padres adoptivos.

      Parte de saber quién eres es conocer de dónde vienes. La búsqueda se trata sobre la historia del adoptado, y las historias tienen un inicio. Para la persona adoptada, su inicio comenzó antes de unirse a su familia adoptiva.
      Muchos adoptados niegan su deseo de buscar creyendo que van a lastimar los sentimientos de sus padres adoptivos. Este es un tema común, aún entre los adoptados que tienen el apoyo de sus padres adoptivos.  Los adoptados quieren y desean seguridad y más seguridad de que sus padres podrán “manejar” el deseo que ellos tienen de conocer sus orígenes. Los adoptados pueden también desear que sus padres colaboren y los ayuden en el proceso de búsqueda.
      Debido al temor de herir a los padres adoptivos, muchos adoptados esperan hasta que uno o ambos han fallecido para buscar. Se embarcan en una búsqueda sólo para encontrar que sus padres biológicos también han muerto. Entonces, el adoptado sufre una segunda pérdida del padre o la madre que nunca conoció.

      7. Los adoptados quieren pertenecer. Necesitan conectarse y sentirse conectados.

      Como toda persona, los adoptados batallan para encontrar conexión y aceptación. Aunque esta idea es a veces inherente con aquellos con quienes estamos relacionados biológicamente, los adoptados pueden encontrar su conexión a través de grupos de apoyo, de la interacción con otros adoptados o de la identificación con su país de origen. Se puede estimular en los niños adoptados a desarrollar intereses y hobbies que estén de acuerdo con sus familias adoptivas. Los intereses y hobbies que son diferentes también deben aceptarse, estimularse y apoyarse en su totalidad.

      8. La adopción es difícil
      No se puede negar que cuando un bebé o niño es separado de su madre  biológica esto es un hecho traumático. Todos los sonidos y sensaciones que fueron familiares alguna vez, desaparecen y se coloca al bebé en una situación que él percibe como peligrosa. La única parte del cerebro que se encuentra absolutamente desarrollada al  momento de nacer es el tronco del encéfalo que regula el sistema nervioso simpático, es decir la respuesta de lucha/huida/bloqueo. La capacidad parasimpática de autoregularse no está disponible todavía y el bebé necesita que su madre actúe como el agente regulador para ayudarlo, pero ella no está ahí. Los hechos que ocurren a la edad de 0-3 años se encuentran codificados como memorias implícitas y se incorporan porque tuvieron lugar antes de que se desarrollara el lenguaje. Los padres adoptivos pueden ser comprensivos con respeto a este punto y ayudar después a poner en palabras la experiencia vivida por su hijo.
      En algunas ocasiones, el cumpleaños y el día de la Madre son fechas difíciles para los adoptados y podrían ni siquiera conocer la razón. La fecha de cumpleaños es con frecuencia el día en que los adoptados fueron abandonados y otra vez, esa memoria de separación está implícita, es sólo una sensación. He trabajado con padres que se frustraban después de planear una gran celebración y el niño de pronto se ponía triste y no quería participar más. Los padres pueden empáticamente responder a su hijo quien lucha con estos sentimientos: “Me pregunto si una parte de ti recuerda que este es también el día en que tu mamá biológica tomó la difícil decisión de que otra persona te criara”. El Día de la Madre puede ser duro porque como adoptado mientras celebra el día de su mamá adotpiva, nadie está reconociendo o hablando sobre “la otra madre”, es decir, la biológica. Loas padres pueden “decir” lo que no se dice celebrando y reconociendo a la madre biológica de su hijo.

      9. Deseamos que los padres adoptivos sean nuestros defensores

      De acuerdo al Instituto de Adopción, hay en los EEUU más de 1.5 millones de niños adoptados. El control para la Educación y Apoyo en Adopción establece que el 60% de los norteamericanos tienen contacto con la adopción en alguna forma.
      El entorno escolar puede ser un gran soporte para el hijo adoptivo y sus familias si los maestros y autoridades se encuentran cómodos e informados con respecto a los temas, lenguaje, y cuestiones relacionadas a la adopción. Necesita implementarse una capacitación en las escuelas para informar y educar sobre adopción y acogida de la misma manera que los educadores se preparan e informan sobre las cuestiones sensibles como raza, sexualidad, género y religión. Los padres pueden preguntar si programas como este se están llevando a cabo en sus escuelas.
      Tengo un amigo que adoptó a sus hijos Andrew y Jake cuando eran bebés. Los hermanos no están relacionados biológicamente y son de razas diferentes. Andrew es afroamericano y Jake es caucásico.  En septiembre, ambos se encontraron en la clase de biología. En el primer día en el colegio, los estudiantes de la clase se presentaron a sí mismos.  Andrew se presentó como el hermano de Jake. La maestra miró fijamente al único otro estudiante negro de la clase y le dijo a Andrew que “dejara de bromear”. Andrew tímidamete explicó que eran adoptados.  La maestra siguió pensando que los chicos estaban tratando de “faltarle el respeto”. No fue hasta después de varios minutos que la maestra dejó de presionar sobre el tema pero ambos niños estaban bastante avergonzados. Si se hubiera implementado la capacitación necesaria esto no habría pasado. 

      10. La adopción es un proceso que dura toda la vida.
      Las separaciones, las relaciones y las transiciones pueden ser una carga difícil a través de la vida de aquellos cuya primera experiencia fue la separación de la madre biológica. Los padres en sintonía pueden ayudar a sus niños y adolescentes a navegar por estos hechos y entonces estas experiencias se integrarán a lo largo del camino. A su debido tiempo, los adoptados eventualmente adquirirán “la clase de atención focalizada que nos permite ver los trabajos internos de nuestra mente y examinar los procesos por los cuales ellos sienten y se comportan” . A medida que los adoptados comprendan los detalles de su historia, le encuentren sentido a sus sentimientos y disparadores en lo que se refiere a adopción podrán cultivar la resiliencia y aprender a responder en lugar de reaccionar –una habilidad que ofrece más libertad de elección en las acciones diarias y provee una sensación de bienestar absoluta.  

      lunes, 30 de septiembre de 2013

      ...

      A dónde te llevaste mis respuestas?
      Dónde te fuiste cuando caía el sol?
      Por qué y cómo se borraron tus huellas?
      Mi alma necesita escuchar la razón…
      Necesito saber si en mi sangre hubo guerras
      si hubo historias profundas de un infinito amor
      si mis antecesores vinieron en los barcos
      si algo de vos quedó guardado en mi interior
      A dónde te llevaste mis respuestas?
      Por qué me dejaste sin saber?
      Por qué hoy no me buscas ni abres esa puerta?
      Qué enorme secreto deseas esconder?
      No tenemos mucho tiempo,
      no esperes demasiado
      la vida pasa rápido, los días se nos van…
      No juzgo tu pasado
      No tienes que temerme
      Devuélveme esa parte de mi historia
      que has guardado
      Yo estoy del otro lado
      Y te quiero conocer.

      (Patricia - Diciembre de 1974)


      viernes, 23 de agosto de 2013

      Hijos del corazón

      Lo que los hijos del corazón necesitamos son padres que se animen a hablar con amor y con verdad. 
      Que se atrevan a quebrar el silencio y puedan reconocer si hicieron algo mal. 
      Que puedan contarnos la historia humanamente, explicarnos cómo eran ellos, por qué decidieron lo que decidieron, por qué llegaron así a nosotros. 
      Relatarnos cómo era el día que fueron a buscarnos, cómo fue cuando nos vieron por primera vez, cómo éramos, cómo fueron nuestros primeros días en nuestro nuevo hogar... para que podamos comprender, aún cuando sus respuestas no sean suficientes. Para que podamos construir de a poco nuestra historia.
      Que nos hablen de sus temores y sus angustias y también de su felicidad.
      Que se decidan a caminar a nuestro lado y nos abracen con sus actos.
      Familias del corazón que entiendan que no se trata de una cuestión de gratitud o lealtad, que se trata de una verdad que nos pertenece, que es nuestra, parte de nuestro ser.
      Que no se ama menos por buscar.
      Que todo puede perdonarse, pero lo que se oculta hiere, lastima, nos deja en una profunda soledad.
      Que somos personas y merecemos saber de dónde venimos, que nos devuelvan eso tan nuestro.
      Con amor, el mismo amor que nosotros supimos y sabemos darles, y con verdad.



      martes, 13 de agosto de 2013

      El rechazo

      Hacía mucho que no hacía una traducción así que leyendo un texto de Sherrie Eldridge (adoptada y autora de diversos libros sobre el tema) me decidí a hacerlo sobre un capítulo que habla sobre el rechazo.
      Siempre hablamos de las búsquedas, de los encuentros, pero no mucho de lo que viene después. Y lo que viene después puede ser también el rechazo. Y hay que estar preparados para ser rechazados por segunda vez, dicen que duele aún más que la primera. 
      Creo que cuando uno busca, busca además reafirmarse. Que uno busca que del otro lado su madre/padre biológico le diga que fue difícil, que fue doloroso renunciar, que no han dejado de pensarnos (aún creyendo que la decisión tomada fue la mejor), que nos quisieron a pesar de todo. Eso no siempre pasa y la decepción puede ser muy muy grande.
      Los dejo con el texto a continuación (Questions Adoptees are asking- Sherrie Eldridge) y si alguno ha pasado por esta situación los invito a que comenten.

      "El rechazo es el lado oscuro del proceso de búsqueda y posterior encuentro. El lado agonizante. El lado del cual se habla poco, si es que se habla.
      El dolor de ser rechazado por la madre biológica es un dolor profundo y que dura para siempre. Muchas veces al tener en brazos a un recién nacido, los adoptados podemos preguntarnos cómo alguien puede renunciar a su hijo. Esta es una cuestión que con frecuencia no admitimos pero es un pensamiento frecuente en nosotros.

      Cómo definimos el rechazo los adoptados:

      -"Somos descartables": ¿Cuál es el mensaje detrás de estas palabras? Creo que es: "No me importas. Sos descartable y puedo continuar mi vida sin tí"
      Cuando encontré a mi madre biológica, mi terapeuta me sugirió que cada noche dibujara con mi mano izquierda para procesar mis sentimientos. Sonó algo raro cuando me lo sugirió y puede parecertelo a tí mientras lo lees. Aparentemente, la idea detrás de este ejercicio es dejar de lado el sentido de control que uno tiene normalmente cuando usa su mano dominante. Hice lo que ella me sugirió y los resultados fueron reveladores. Todavía los tengo luego de 15 años y uno de ellos muestra una gran madre biológica diciendo "No eras importante para mí". En el piso, a su lado, hay un pequeño bebé arrodillado, llorando a mares. Otro dibujo muestra a mi madre tirándome a la basura. Escribí arriba del dibujo: "Duele. Muy dentro duele. Quería que ella me dijera que pensaba en mí frecuentemente pero en lugar de ser así ella ni siquiera sabía mi fecha de cumpleaños".

      - "Somos sus pequeños y sucios secretos"
      Karen sostiene que su madre biológica la rechazo al apenas aparecer. Ni siquiera le dio la chance de conocerla. Karen era su secreto sucio y ella no podía soportar que otros lo supieran. Ella además le dijo que su madre (la abuela de Karen) también la rechazaría.
      Karen sostiene: "No sólo me rechazó a mí, no quiso tener nada que ver con mi hijo, su propio nieto! Cuando la encontré, mi hijo ni siquiera tenía un año, un bebé hermoso. Cómo pudo ella rechazarlo? La única vez que la vi le mostré sus fotos y ella las miró con desinterés"

      -"No queremos un hermano desconocido"
      Cuando los hermanos de sangre se enteran que su padre/madre tuvo un bebé no reconocido, su reacción puede ser también la del rechazo. 

      -"No saben qué hacer cono nosotros -Nos dejan relegados a la casilla de e-mail
      Richard Curtis dice "Aunque no he sido rechazado abiertamente por mis parientes sanguíneos, tengo la sensación que me los miembros de la familia me ignoran porque no saben qué hacer conmigo. Mis padres biológicos ya habían fallecido cuando finalmente realicé mi búsqueda y por lo tanto mis encuentros han sido con hermanos y primos. Después de la curiosidad inicial de descubrir un pariente de sangre secreto, la mayoría me relegaron a recibir un e-mail ocasional. Al principio intenté tomar la iniciativa y mantener el contacto, especialmente con mis hermanos, pero no tuve mucha respuesta".
      Por lo tanto, podemos importarle poco a la/s persona/s que buscamos toda una vida . Las palabras no pueden describir el dolor. ¿Cómo reaccionamos al rechazo?

      -Nos aislamos
      El aislamiento y el rechazo nos silencian. Estamos paralizados y no queremos que nadie conozca nuestra experiencia. 
      Necesitamos aislarnos de los parientes que nos rechazaron, pero no de los adoptados que han pasado por una experiencia similar. En su compañía podemos encontrar una buena clase de aislamiento y refugio donde podemos experimentar protección, confort, fuerza y validación.
      Si has pasado por el rechazo y no tenés nadie con quien compartirlo, ese es un lugar peligroso en el cual quedarse. No te quedes ahí. No estás solo y no hay nada de malo contigo. No te tiendas esa trampa.

      -Aceptamos la vergüenza
      Otra reacción natural al rechazo es creer las mentiras que dicen sobre nosotros. Ponemos una linda cara y ocultamos el dolor, porque la vergüenza nos dice que lo que nuestros padres biológicos dijeron o hicieron es cierto, o lo merecemos.
      Recuerdo mi primer visita a mi terapeuta luego del rechazo. Me dijo: "Sabías que sucedería tarde o temprano". Me quedé dura. Interpreté sus palabras como "Lo merecías".
      Luego ella explicó: "No, Sherrie, quise decir que tarde o temprano ELLA iba a encontrarse con sus propios sentimientos enterrados, los que la llevaron a reaccionar de la forma negativa en que lo hizo. No tiene que ver con vos".
      Me llevó meses, posiblemente años, que esa verdad se materializara, cuando me dí cuenta que no e trataba de mí, sino de mi madre biológica, quien podría haber elegido enfrentar sus cuestiones pendientes al encontrarme pero no lo hizo. Eligió el camino fácil, alejarme una vez más."

      lunes, 5 de agosto de 2013

      Propuesta para el día del niño

      Se acerca el día del niño aquí en Argentina el próximo 18 de agosto, y se me ocurrió que podía armar un álbum con fotos de niños/as. De aquellos niños/as que fuimos y que hoy estamos en la búsqueda de nuestros orígenes biológicos. Les dejo el link para que lo vean y quienes quieran participar pueden enviarme su foto a completandomihistoria@gmail.com o bien en el grupo de FB Completando mi Historia.
      Gracias!

      miércoles, 31 de julio de 2013

      La verdad siempre es saludable



      Comparto un texto que me gusta mucho sobre hablar con la verdad. Creo que lo que no se sabe, lo oculto, se hace grande, muy grande y su peso aumenta. 
      Cuando ponemos en palabras, cuando podemos reconocernos y asumir nuestras verdades la vida fluye de una manera más sana (el resaltado en negritas me pertenece :)

      "Todo conflicto entre adultos, se construye a partir de alguna verdad interna que un individuo guarda para sí mientras que el otro ni sospecha de su existencia. Para colmo, a veces esas “verdades” personales, tuvieron su origen en secretos familiares que hemos perpetuado a través de varias generaciones, y que se organizaron alguna vez con el estúpido propósito de que no se sepa algo... relacionado con el amor. La bisabuela que se casó embarazada (por amor) y que huyó a otro pueblo donde fue odiada por la suegra que luego humilló a sus nietos que crecieron sin saber qué había sucedido.
      Las mentiras familiares son así: Heredamos no sólo unos cuantos secretos que cobijan amores pasionales, sino también el hábito de no decir y la necia costumbre de no confiar en los demás. Hay algo aún peor: tampoco confiamos en nuestros sentimientos y mucho menos en nuestras percepciones, sino que nos dejamos llevar por opiniones ajenas. Por lo tanto, ¿Cómo contarle a alguien la verdad si no somos capaces de abordarla? ¿Cómo saber de qué se trata eso que recordamos a medias, que no preguntamos, que nos angustia o que el destino nos devuelve en cada escena cotidiana? Además, tenemos miedo de someternos a las evidencias, porque le otorgamos a esa “verdad” chiquita y sencilla, atributos extraordinarios. Creemos que si alguien se entera, el mundo se va a derrumbar. Pero resulta que no. No se derrumba nada. Que nuestro padre haya sido alcohólico, que nuestra hermana sufra un retraso mental, que seamos bulímicos, que nuestro hijo se haga pis en la cama, que tomemos ansiolíticos, o que nos hayamos endeudado más de lo habitual, no provocará el caos universal. Al contrario. No pasa nada. En la medida que estemos aferrados a no compartirlo con nadie –a veces ni siquiera con nuestra pareja ni con nuestros amigos más cercanos- ese asunto no nombrado nos deja aún más alejados de nosotros mismos. Ese sí que es un desmoronamiento personal.
      Sepamos que la verdad siempre, siempre, siempre repara, cura, sana, alivia y nos hace más humanos. En cambio, si estamos aferrados a los secretos con nuestros miedos a cuestas cuidando que nadie nos descubra, al pasar frente a un espejo, constataremos que estamos desnudos. Que eso que somos es imposible de tapar." Laura Gutman (Terapeuta Familiar y Escritora)

      martes, 30 de julio de 2013

      Convocatoria

      Hace un tiempito publiqué el avance de un documental que se está realizando aquí en Argentina, sobre la búsqueda de Identidad. El doc. se llama Nacidos Vivos y en estos días están realizando una convocatoria para incluir al finalizar el mismo videos de corta duración (máx. 12 segundos) donde la gente pueda contar su búsqueda. Es una oportunidad buenísima para aparecer y ser visto, lamentablemente para muchos de nosotros la única alternativa es la exposición.
      Les dejo abajo la información al respecto por si les interesa, no hay límite en cuanto a país, así que todos pueden enviar sus videos (esto me hace recordar a una banda de rock -Soul Asylum- que en su momento con su video "Runaway Train" sobre chicos que se habían ido de sus casas logró que muchos de ellos se vieran en la pantalla y regresaran. Lo visual siempre tiene gran impacto!)

      "Te invitamos a grabar un video muy corto, de máx. 12 segundos, para que el documental sea parte de tu búsqueda, indicando:
      - Tu nombre - A quién buscás - Fecha y lugar supuestos de nacimiento (hospital, ciudad, país). Tratá de enfocarte en primer plano, para que se vea y se escuche bien el mensaje.

      ¿Qué hacer con el corto? Hay diferentes posibilidades:

      1) Lo podés publicar en el muro de “Nacidos Vivos”, de FACEBOOK 
      2) Si tenés cuenta en YOUTUBE, lo podés subir allí (puede tardar 5-10 min) y luego nos pasás el link, por mensaje o al muro de “Nacidos Vivos” en FACEBOOK.

      ¿Qué pasará con tu video? Formará parte del documental “Nacidos Vivos”.
      ¿Con qué podés grabar tu presentación? Con una filmadora, con cámara fotográfica digital, e inclusive con un celular, siempre que tenga buena calidad de imagen y sonido.

      LO IMPORTANTE ES QUE SE VEA Y SE ESCUCHE CLARAMENTE TU MENSAJE
      Por ejemplo: www.youtube.com/watch?v=ECg86x8WOCY&feature=youtu.be

      Si aún no viste los trailers del documental Nacidos Vivos: en Argentina:www.youtube.com/watch?v=AoXi30-MEis 
      En España:www.youtube.com/watch?v=Uhqx6rlW8_4
      GRACIAS POR SUMARTE!"

      El evento en fb es: https://www.facebook.com/events/513325705410715/

      A veces, es realmente difícil dejar el silencio... pero se puede, y superarlo también es parte del camino. Éxitos para todos!!!